"Sin dejar a ningún hombre atrás"


HISTORIA DE LOS MINISTERIOS VARONILES

1960 - 2009

Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de

Ofir al hombre.”

ISAIAS 13:12

            Con el propósito de entender y tener un mejor conocimiento de lo que son los Ministerios Varoniles, necesitamos conocer la historia de las Asambleas de Dios.  Las Asambleas de Dios son una confraternidad que ha sido bendecida abundantemente por la gracia y el poder de nuestro Dios.   Nuestros fundadores se comprometieron  a ganar el mundo para Cristo, lo cual nos hace entender por qué la obra misionera siempre ha tenido un enfoque importante dentro de la Confraternidad. Esta rica herencia fundada sobre los principios bíblicos continúa tocando el corazón de hombres, mujeres, jóvenes y niños alrededor del mundo.

          Siguiendo el modelo establecido en Pentecostés por la iglesia primitiva (según Hechos 1 y 2), en los Estados Unidos, muchos de los creyentes en Cristo a principios del siglo veinte experimentaron el bautismo en el Espíritu Santo.  Grupos de avivamiento comenzaron a esparcirse a lo largo de los Estados Unidos, dando así inicio al moderno movimiento Pentecostal.  Los líderes del movimiento se unieron y establecieron en el año 1914, el Concilio General de las Asambleas de Dios.  Luego llegaron a un acuerdo sobre las 16 verdades bíblicas fundamentales cuyos principios permanecen hasta el día de hoy en nuestra Confraternidad y son parte de los principios del Ministerio Varonil del Distrito Hispano del Este.

          Para las Asambleas de Dios el evangelismo y el discipulado siempre han sido los objetivos fundamentales.  Los misioneros, impulsados por el Espíritu Santo y obedeciendo el llamado de Dios, han llevado la luz del evangelio a los más remotos lugares del mundo.

          Los Ministerios Varoniles del Distrito Hispano del Este oficialmente comenzaron alrededor del año mil novecientos sesenta (1960).  Hombres de Dios tuvieron el llamado y la visión de Dios para trabajar con los varones con el propósito de levantar un ejército para seguir cumpliendo con la Gran Comisión, según  Mateo 28:19: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.”

Al principio se le llamó “Sociedad de Caballeros”, siendo su primer Director el Rev. Luis Arce.  Posteriormente se le cambió el nombre a “Fraternidad de Varones” usando el tema “Pescadores de Hombres.”  Entre los años mil novecientos noventa y tres (1993) y mil novecientos noventa y cuatro (1994) se le cambió el nombre a “Ministerios Varoniles” usando el tema “Varones de Promesas”. 

En los primeros años de la fundación de nuestro ministerio hasta finales de la década de los ochenta (80), el director de este ministerio fungía también como director de los Exploradores del Rey (Royal Rangers).

A continuación nombramos los hombres de Dios que han estado al frente de nuestro ministerio continuando llevando a cabo los propósitos para los cuales fue creado.

Presidentes/Directores

Rev. Luis Arce

Rev. Henríquez Silva

Rev. Francisco (Paquito) Feliciano

Rev. Domingo Valdés

Rev. Julio Rosario

Rev. Fernando Rodríguez

Rev. José Soto

Rev. Rosario Millán

Rev. Ángel David Mercado

Rev. Rosario Millán

Rev. Leopoldo Briscoe

Rev. José B. Rodríguez

Rev. William Morales

Rev. Carlos D. Acosta

            Entre sus vicepresidentes podemos nombrar a: Hno. Regino Rodríguez, Rev. Leopoldo Briscoe, Rev. Fernando Rodríguez, Rev. Daniel Rodríguez, Rev. José B. Rodríguez, Rev. Verardo Acosta y el Lic. Marco T. Rizo.

           Damos gracias a Dios por todos y cada uno de estos varones que han sido instrumentos para dirigir nuestro ministerio y llevarlo a los niveles espirituales que se encuentra hoy.  También reconocemos todos aquellos siervos de Dios que de una forma u otra han sido parte de los Ministerios Varoniles.   A todos y cada uno de sus Secretarios, Tesoreros, Vocales o Relacionistas Públicos que han sido de bendición mediante el trabajo que le fuera encomendado a realizar.

          La Gloria y la Honra sean para Dios.  A

         Creemos que hay tres razones de ser de las Asambleas de Dios que son: (1)  Servir como una agencia de Dios para evangelizar al mundo; (2) Constituirse en un cuerpo corporativo en el que el hombre pueda adorar a Dios, y (3) Ser un canal para el propósito de Dios de edificar un cuerpo de santos en proceso de ser perfeccionados a la imagen de su Hijo.

                       



Información Recopilada 2009